Abr 252012
 

En Puerto del Rosario redefinen el concepto de «turístico»:

Este mediodía fuí a dibujar al paseo marítimo, en donde se ensancha y forma una plaza frente a la fuente, que viene a ser el «kilómetro 0» de esta capital, justo donde está la Oficina de Turismo. Lamentablemente he coincidido con el camión de «Saneamiento y Depuración» que estaba limpiando/desatascando/vaciando o lo que sea que hagan ahí, y despidiendo un nauseabundo olor a cloaca, repugnante. Y el camión con el motor encendido permanentemente, haciendo un ruido desmedido (necesario para que funcionen sus máquinas, supongo). Intenté aguantar un rato, pero fue imposible. ¿Cómo puede uno dibujar, o realizar cualquier tarea artística, con el ruido de un camión junto a la oreja y el olor de una cloaca fétida? ¿Cómo puede disfrutar de un paseo? ¿Cómo van a querer los turistas pasear por aquí?

El planeamiento urbanístico de esta ciudad deja mucho que desear. Y suponiendo que tener la tapa de la cloaca en ese lugar sea un inconveniente inevitable (y no una mala resolución o una respuesta económica sin planteamiento a largo plazo) podrían buscar otras formas y momentos de realizar ese mantenimiento, que me consta que es periódico, no ocasional.

Esta entrada está también disponible en English.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: