Archivo categoría boludeces

Facebook Express: moral a domicilio

– Hola, ¿con Facebook? Sí, quería que me manden un kilo de moral, por favor.

– ¿La quiere simple o doble? La doble está de oferta.

– Ay, buenísimo! Entonces mándeme dos kilos de doble, porque tengo invitados, y no sabía qué servirles. Pongame un kilo de moral católico-comunista, y otro de anarco-fascista. ¿Tienen moral peronista?

– Lo siento, la moral peronista no la servimos en su zona, porque se derrite en seguida, y cambia de sabor antes de llegar. Igual la puede hacer usted mismo, mezclando todas las sobras de moral que le queden en la heladera.

– ¡Perfecto! Gracias. ¿Cuánto es?

– No se preocupe, usted ya pagó.

No hay Comentarios

Héroe por un día

#héroeporundía
Ayer cambié el grifo del baño que estaba roto y salpicaba para todos lados, entrabas a lavarte los dientes y salías como de una competición de camisetas mojadas.
También cambié la válvula de carga de la cisterna, que se había podrido y perdía constantemente, y la válvula de descarga (vulgarmente conocida como “el botón del wáter“), porque cuando estaba cambiando la otra, se me cayó una pieza y se me fué por el inodoro… cosas del directo. (No entiendo por qué ese aparato depende totalmente de un palito de 2 ó 3cm de largo que no está sujeto por nada mas que el encaje simple en un agujerito en posición vertical). Aproveché para poner una mas moderna, de esas que tienen dos botones: para descargar toda la cisterna o para echar solo un poco, y se ahorra mucha agua.
Por supuesto que no podía ser tan fácil. Si las válvulas normales sólo se enroscan, para poner ésta tuve que desarmar toda la cisterna, y además sacar la válvula de entrada, recién instalada, pero que quedaba muy junta y no me permitía meter el brazo para atornillar de nuevo el conjunto al retrete. Los aparatos en cuestión son de marca alemana, y evidentemente diseñados por un ingeniero, porque un diseñador industrial no habría hecho tan difícil lo que antes era muy fácil. Además en la caja decía “válvula universal”, pero del universo de Alemania; encajará en el retrete de Merkel, porque en el de una casa proletaria española… (no quiero ni pensar lo que hará en una casa griega). Al final tuve que improvisar bastante para que encajase, y me quedaron dos o tres piezas sueltas.
Por si fuera poco, las instrucciones eran exclusivamente gráficas (lo cual se agradece, porque si hubieran estado en alemán… mecagontó), pero en lugar de contratar a un ilustrador o a un diseñador, se ve que le encargaron los pliegos de instrucciones a otro ingeniero… Un niño de 6 años dibujaría unas explicaciones mas claras.
En fin, una mañana entretenida, como pasarme dos horas jugando al meccano.

No hay Comentarios

Diccionario Biográfico Español (nacional)

No hay Comentarios

Con ciertos

Hace unos años, al festival que se hace en la playa de Riazor, en Coruña, trajeron (¡atención!): A Kiko Veneno, a Raimundo Amador, y a Melendi.
Estamos hablando de un público potencial de 400mil personas, mas o menos, y un recital totalmente gratuito y al aire libre, en la playa. Pues bien, para Kiko y Raimundo apenas fueron unos cientos de personas, podías caminar sin apretarte hasta el escenario. Nos fuimos, con la Apache, cuando acabaron, y veíamos y oíamos a la gente venir entusiasmada “al concierto”. El pibe ese, que sabe tanto de música como mi perro, llenó toda la playa de Riazor (podéis verla en el google). Es penoso, lamentable, pero es la sociedad en la que vivimos. O, como decían Les Luthiers en “Las Majas del Bergantín”: “-Es inútil… -Sí, pero es el capitán”

No hay Comentarios

Revival

Estoy reviviendo el blog. He instalado un plugin para poder hacer acá mis álbumes de fotos, y quiero diseñar un tema nuevo, que sea mas ligero.

Estamos en épocas de facebook, twenti y twiter, de textos cortos y fugaces. Me gustaría darle al blog ese espíritu, porque no me gusta nada todo lo demás que viene en esas redes: censura, control de qué, dónde y cómo podés escribir, apropiación de tu patrimonio cultural, etc.

Claro, esas redes han reunido blogs, galerias y feeds en un fácil pero homogéneo “todo incluido”, pero donde tu personalización se limita a la fotito de la esquina, y cedes en libertad y en privacidad, algo a lo que estamos muy acostumbrados con ese estúpido argumento de “no tengo nada que temer si no estoy haciendo nada malo”. ¡Cómo cuesta superar la herencia de las dictaduras!.

En fin, que nos vemos acá. ¡Salud!

1 Comentario

A %d blogueros les gusta esto: