Il Cavaliere


Hasta hace unos días, era intocable. Fiestas, prostitutas, excesos… no había desenfreno que no hubiera conocido a Il Cavaliere. El mismo Calígula se sonrojaría ante sus proezas. Ha gobernado Italia como si fuese su imperio.

Se diría (se dijo y se dice), que su sola presencia en el gobierno de ese país es una falta a la democracia. Aunque gobierna, hasta hoy y para bien o para mal, con el apoyo de los italianos, que lo votaron en varias ocasiones. No es un defecto sino un digno hijo del sistema, que ni sus detractores ni sus defensores se animan a discutir.

En fin, el emperador Berlusconi, IlCavalieri, el intocable, al que no podían derribar ni jueces, ni investigaciones, ni manifestaciones, acaba de caer herido de muerte por 575 puñaladas. ¿En qué papel deja esto a la democracia? Quizás se lo estén preguntando sus defensores, pero el pavor mas horrendo deben sentirlo sus detractores, al presenciar cómo lo que no fueron capaces de hacer ni la presión social ni la institución judicial, lo han logrado unos entes que se agitan tras las gruesas y opacas cortinas de “los mercados”

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)


A %d blogueros les gusta esto: