Archivo marzo, 2009

Miércoles

Que la última noche me encuentre
bebiendo en un bar.
Que la última noche me encuentre
discutiendo.
Que me encuentre jugando
al truco
y cantarle falta envido,
y mentirle decidido,
aunque esté ciego.
Que el último grito me encuentre
marchando
por algo que creo
y no llorando
por algo que quiero.
La última palabra
de mi boca
será «gracias» o «cabrones».

3 Comentarios

___

No les perdono a Oesterheld

No hay Comentarios

___

No les perdono a Miguel Hernandez. Ni a Lorca. Ni a Machado.

No hay Comentarios

Cartas marcadas

En Galicia pasó lo que tenía que pasar. Y ni siquiera me apena. Entre dos partidos de derecha, ha ganado el que no lo niega.

Los socialistas se han pasado toda una legislatura y no fueron capaces de demostrar ni la menor diferencia con sus rivales. Miles de gallegos se movilizaron y apostaron por el cambio hace cuatro años, y aquí no se ha movido nada. O todo cambió para seguir igual. Con ese asco de dirigencia no me extraña que tantos socialistas se hayan quedado a dormir hasta tarde. Mi opinión es que no deberían dimitir todos, sino directamente disolver ese partido que no es mas que una bolsa de hipocresías que hace décadas olvidó interesadamente su raíz socialista y obrera.

En cuanto al bloque, que llevaba en su cartera un montón de reivindicaciones justas, se han comportado como unos dandis histriónicos, mas preocupados por salir en la foto que por otra cosa. (Por cierto, esa foto de los afiches de Quintana, con los deditos apoyados en la mejilla, le tiene que haber fusilado miles de votos). Para colmo han querido jugar al gobierno y a la oposición al mismo tiempo, participando incluso en manifestaciones contra sus compañeros de despachos.

Definición es lo que les falta siempre. Los bipolares del psoe no se definen porque cuentan un cuento y hacen otro, saludan con la izquierda pero firman con la derecha. Y los del bloque hace rato que quemaron las naves; un día los niños se sintieron grandes y tiraron toda la ideología por la borda para pelearse entre ellos por quién se sienta mas adelante, y así les va. Pero lo triste es que dejan a Galicia huérfana de un partido que la represente. Son unos verdaderos irresponsables.

Feijoo (aquel artista que se sacó una foto apagando un incendio forestal en mangas de camisa y con una manguerita de jardín) se ha cagado de risa. Ni tuvo que jugar a ganar, se sentó y vió como los otros muñecos perdían.

En fin… Se me antoja el Gaiás como una metáfora de la política gallega, que sigue su curso, demoledor como un tanque avanzando sobre la hierba, indiferente a las tertulias televisivas y a las declaraciones políticas. Porque conduzca quien conduzca, el camino siempre es el mismo.

2 Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: