Archivo Diciembre, 2008

El largo brazo de la telefónica

trabajadores de telefonica de argentinaHay hay hay… ¿Para qué querrá Telefónica llevarse los servicios a otros países? ¿Será para explotar descaradamente a los trabajadores?
Va a ser que sí, pero todo tiene un límite. En Argentina han discriminado, acosado, y reducido el sueldo a los trabajadores que se afiliaban al sindicato CTA. Qué descaro y desvergüenza.

Pero de vez en cuando el tiro les sale por la culata, y a cinco ingenieros y técnicos tendrán que pagarles los aumentos de sueldo a trasados y unos miles extras.

Esperemos que este triunfo anime al resto de trabajadores a sindicarse y combatir.

, ,

1 Comentario

Aeroplanos

aeroplanosAyer he tenido el gusto de ir a ver la obra de teatro “Aeroplanos” en el Rosalía. Mi motivación inicial fué que la interpretaban Ernesto Chao y Xosé Manuel Oliveira, a los que yo, modesto fan de “Platos Combinados”, admiro un montón.

En mi ignorancia dramatúrgica desconocía que el autor es argentino y que la misma obra transcurre en un suburbio de Buenos Aires. Fué lindo y curioso ver y oír en gallego a dos viejos argentinos hijos de la inmigración, un “gallego” y un “tano”. Y no me provocó ningún conflicto; quizás porque las barreras no existen, o no están donde las dibujan constantemente.

Así que se me juntaron una obra linda, dos actores lindos, y un poco de nostalgia. Y esa mezcla, por qué no confesarlo, me arrancó una que otra lágrima. Afortunadamente para los machos del público, Chao y Pico saben combinar las emociones con las chispas justas de comedia para que los espectadores podamos conjurar las lágrimas con risas, cuando no con carcajadas, antes que la vecina de butaca se dé cuenta de que se te está piantando el lagrimón.

Ha sido magnífico. Si alguna vez me leéis, Ernesto y Pico: ¡Gracias!

Edito: He encontrado el guión, en castellano. Lo han quitado

, ,

1 Comentario

Manifestación de Atento en A Coruña

Ayer en A Coruña se concentraron aproximadamente la mitad de la plantilla de la empresa Atento, convocados por la CGT, y se manifestaron durante dos horas por varias calles céntricas de la ciudad. La presión policial fué importante (por momentos no se sabía si los furgones policiales nos seguían o nos empujaban).

El motivo de la protesta es que la empresa ha despedido a 84 trabajadores del servicio del 11822, (el “tidós”) alegando disminución de llamadas en el servicio, aunque al tiempo de los despidos los trabajadores no daban abasto con las llamadas, y además ha forzado el traslado de 27 trabajadores del 1004 a León, sin ninguna circunstancia que lo justifique, porque las llamadas telefónicas se pueden atender exactamente igual en León que en A Coruña. Evidentemente la intención última es forzar a que estos trabajadores renuncien, puesto que con el sueldo que cobran no pueden pagarse una mudanza y establecerse en otra ciudad. Todo esto sin respetar a delegados sindicales, madres y embarazadas con especial protección legal, etc. Y todo esto con la displicencia o el beneplácito de la inspección de trabajo, que habiendo sido informada de todo, y habiendo participado en las “negociaciones”, no ha hecho absolutamente nada.

Mientras esto sucedía, los sindicatos oficialistas se atrofiaban, unos, por la inyección de ego que les provocaba el ir sentándose en despachos importantes a “negociar” con cabecillas, sin darse cuenta, aparentemente, de que les estaban tomando el pelo, mientras otros con mejores intenciones se dispersaban y confundían la tarea sindical con la campaña política de sus líderes. Créanme, en este último caso, que valoro la lealtad, pero deberían definir a quién se la deben primero: a los trabajadores que representan o al partido que les acaricia la cabeza.

No hay Comentarios

bla bla bla no te oigo bla bla bla

Que alguien como Macri, que jamás se ha dignado a reconocer la existencia de los millones de ciudadanos que están por debajo de su nivel económico – que no moral – diga que los que se manifiestan por la justicia social lo hacen por irrespetuosos y porque “no reconocen al otro”, demuestra un desparpajo y una hipocresía difícilmente superables.

No hay Comentarios

Podridos por dentro

En Argentina, unos degenerados fascistas, como cierto estúpido ignorante al que hace mucho que se le fué la mano, pretenden solucionar los problemas del país bajando al edad de imputabilidad ¡hasta los 14 o 12 años!

Cómo puede ser que haya gente tan hija de puta y tan ignorante, que un día quitan las becas a estudiantes de bajos recursos, y al siguiente deciden que son los chicos los culpables de la inseguridad, y la única solución que se les ocurre es bajar la edad de imputabilidad. ¡Qué falta de creatividad! Y al mismo tiempo que repugnantes, que podridos por dentro tienen que estar, para vivir como reyes y querer meter en la cárcel de por vida a chicos de 12 años.

Mas información en la RNMA:

No hay Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: