El barón y el circo


Los ministros que no nos dan respiro. La verdad es que todo lo que diga la ministra de vocabulario es agüita comparado con lo que dice éste ex.

Va el barón del PxxE (ni socialista, ni obrero), ala católico-conservadora, a un homenaje a los represaliados por el franquismo. Habrá vocalizado incorrectamente un montón de palabras políticamente correctas, y cuando uno de los homenajeados despliega una bandera de la república, símbolo de aquello por lo cual fué represaliado, el barón lo reprende y manifiesta que “no puedo aceptar manifestaciones que no son legales en este momento”. ¿Y a dónde estabas cuando esa manifestación tampoco era legal y al que lo hacía acababa en una fosa? Incoherente.

Y después espera que la situación “no se vuelva en contra” de los invitados ni sea usada por “quienes quisieran aprovechar un acto puntual para quitar valor” al homenaje. Don barón, dos noticias: no se vuelve en contra de los invitados, sino que los enorgullece y dignifica, por fidelidad con sus principios, en lugar de acomodarse a los vientos mas favorables en cada momento. La segunda es que al único que le quita valor es a usted, porque le ha empañado la foto feliz con las víctimas. Por la boca muere el pez.

Actualizo: leo en la opinión que además les ha dicho que “son invitados del congreso”. ¡No! ¡El congreso les pertenece, y él es un empleado del congreso! Es notable como deforman las ideas. Mas asco me da.

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)


A %d blogueros les gusta esto: