Nuestra propia Asociación Nacional del Rifle, pero cañí


Me pregunto si tendrán un Charlton Heston enxebre diciendo “me lo quitarán de las manos muertas y frías”

En madrid los cazadores han aprovechado una feria de caza y armas para montar una manifestación contra la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad. Se quejan de que les limita su actividad.

Sí señores, es para eso, para limitar su actividad, a ver si dejamos algo vivo en esta península que alguna vez estuvo orgullosa de sus osos, lobos, linces, y muchas otras especies extintas o en vías de extinción. Parece que el único animal que ha sobrevivido es el panda (seat).

Ocho ecologistas, con unos huevos bien grandes diría yo, se han metido en la manifestación de asesinos de animales, vestidos de zorro y gritando “cazar es asesinar”, pero fueron oportunamente retirados por la policía. Es curiosa la forma que tienen de proteger a las posibles víctimas: en lugar de protegerlos, se los llevan. Será que no había narices de disolver una manifestación de cazadores si provocan actos violentos, porque otras manifestaciones en defensa de derechos, no digamos mas sublimes, pero al menos mas humanos, se disuelven en dos minutos al primero que tira una colilla al suelo.

Sí señores. Demasiado poco se regula su “actividad”. Dedíquense a sacar fotos si son tan valientes (actividad mas regulada últimamente, pero mucho mas inocua). Y las armas al armario (ánda, mira que coincidencia). Cazar es asesinar.

  1. #1 by E.F.B. on 1/03/2008 - 22:20

    Muy bien pereyra y de paso cuando metan las armas en el armario, a ver si alguno se queda dentro con ella, para guardarla, que no se dispare sola, que las carga …

  2. #2 by pepe on 3/03/2008 - 22:25

    Llevais mucha razón. La verdad es que cuando ves a tantos energúmenos, con sus familias y sus caras de fascistas paletos te planteas en que mierda de pais vivimos.Todos y cada uno de ellos se merecen el mismo jarabe que aplican a los pobres e indefensos animales que exterminan.
    Un saludo

  3. #3 by migue on 4/03/2008 - 12:06

    Cazar es asesinar… cierto. Pero también es cierto que nos alimentamos de cadáveres, que una granja de pollos es un campo de concentración con hornos crematorios y que la sección de alimentación de Alcampo es una oda a la necrofilia.

    El hombre es un animal omnívoro, y por ende, come carne, pescado y lechugas. Y para comérselos hay que asesinarlos. No soy cazador, pero si tuviera la oportunidad y la osadía siempre preferiría alimentarme de un animal que ha vivido en libertad a comerme uno que lleva toda su vida engordando en una jaula. Y sin embargo, odio la caza deportiva y desprecio al asesino que exhibe las cornamentas de sus víctimas en el salón de su hogar. No creo que el problema esté en cazar, sino en QUIEN caza.

  4. #4 by pereyra on 4/03/2008 - 21:55

    m… es una posición, aunque no se si estoy de acuerdo.
    En primer lugar, el argumento de cazar para comer: vivimos en sociedad, para bien o para mal, y en general no nos falta la comida (Sí, hay gente que muere de hambre, pero no es por falta de comida, de la que suele haber superproducción, sino por injusticia social). Hay gente que vive en el monte, o islas, llevando una vida cercana a lo salvaje, y que caza para comer (no sé si en españa; en argentina si). Estoy seguro que ninguna de esas personas estaba en esa manifestación. Todos esos cazadores matan por diversión. Aunque se coman a su víctima, también lo hacen por diversión. Podrían haber ido de camping y haberse llevado un bocata.
    Y sí, comemos carne. De hecho, yo soy muy carnívoro. Ricardo en asueldodemoscu lo analiza bastante bien, y concuerdo en general con él. Tenemos la necesidad de comer carne, y por lo tanto nuestra propia vida depende de la muerte de otros animales. Comernos a los animales que se crían en estado natural nos está llevando, por ejemplo, a dejar los océanos sin peces, ¡los océanos!. Si no fuese por la ganadería hace tiempo que habríamos acabado completamente con los animales terrestres (por ahora hemos acabado parcialmente).
    Asumiendo, como yo asumo (otros pueden no hacerlo), que debemos comer animales, y que la mejor solución es criarlos y no sustraerlos del entorno salvaje, podemos discutir: ¿por qué las regulaciones a esa actividad (que las hay) han permitido que se llegue al aberrante estado actual, en que los animales se crían en celdas minúsculas y alimentados con piensos que no son su alimento natural? Las connotaciones al respecto van incluso mas allá del humanitarismo, porque hace unas décadas comíamos unos pollos que no entraban en el horno, y hoy comemos unos bichos de medio kilo llenos de hormonas. Y en el caso bovino, el pánico a la enfermedad de las vacas locas (provocada por la misma producción intensiva) ha obligado a que se desperdicie gran cantidad de piezas del animal (además riquísimas), por no hablar de la cantidad de animales que se eliminan por “sospechosos” de esa u otras enfermedades.
    En cuanto a la industria de la moda, 1/4 de algo parecido. Dado que (yo) encuentro justificada la cría de animales para consumo, no encuentro reparos para que la piel de esos animales también se utilice; es mas, me parece lo mas oportuno. En cambio, mi opinión es directamente opuesta en el caso de matar animales solo para usar su piel para que alguien se luzca en el club, aunque en última instancia la cría de animales en cautiverio evita, de nuevo, que los animales se extingan.

  5. #5 by migue on 6/03/2008 - 15:01

    Leyendo tu comentario, me he dado cuenta que el problema es mayor, es enorme. Y ese problema es el de siempre. El hombre como langosta, como cáncer de un sistema que una vez fue casi perfecto. Tienes razón, somos tantos que no podríamos alimentarnos de los animales que viven en libertad. Sólo nos queda criarlos en granjas o su existencia sería un suspiro. Sin embargo sigo preguntándome si esa es la solución, o quizás debamos empezar a cazar de nuevo. Y es que dudo mucho que el desproporcionado aumento de la población humana sea la causa de que el pollo se compre en los supermercados, más bien al contrario, empezar a criar animales contribuyó en gran medida a este crecimiento demográfico. Puede que el problema no sea que falten animales en libertad, sino que sobren depredadores.

(No será publicado)


A %d blogueros les gusta esto: