Sobre la fotografía y la crítica. La desorientación cultural del nuevo siglo


Actualmente, con las nuevas tecnologías y la popularidad de internet, entre otros factores, casi cualquiera se ha convertido en un creador y publicador. Esto ha tenido un efecto colateral, y es que todos se han (o “nos hemos”) convertido en críticos.

En flickr (una página de fotologs, o blogs de fotos), con sus millones de usuarios no podía faltar un grupo llamado “DeleteMe”, en el que los participantes agregan fotos para que los otros las “valoren”. Así, cada “crítico” decide si la imagen debe quedarse o ser eliminada del grupo, y al llegar a diez valoraciones positivas o negativas se decide el futuro de la foto.

Y así tan contentos se dedicaban a fusilar imágenes, cuando un usuario publica una foto en blanco y negro, sin decir que se trataba en realidad de una obra de Henri Cartier-Bresson. Ya pueden imaginarse los comentarios que recibió, y no fueron especialmente del tipo halagüeño:

“¿Cuál es el sujeto, la escalera o el ciclista borroso? (borrarla)”

“Si todo está borroso no puedes transmitir el movimiento del ciclista. Y si el ciclista no es el sujeto, ¿cuál es entonces? (borrarla)”

“Parece que todo se moviera, está todo borroso (borrarla)”

“¿Por qué la escalera está tan borrosa? ¿se movió la cámara? (borrarla)”

“Tan pequeña. Tan borrosa. Para que haya sensación de movimiento, _algo_ tiene que estar nítido”

“Linda composición, pero borrosa (borrarla)”

“Se ve artificial, lo cual no es malo. … Te recomiendo que vuelvas a hacerla, y esta vez usa un trípode y pon la menor apertura posible … El primer plano tiene que estar nítido, sin eso, la imagen nunca ‘volará’… (borrarla)”

“gris, borrosa, pequeña y mal cortada (borrarla)”

“muy borrosa para merecer ser salvada. (borrarla)”

Después de esos maravillosos comentarios (y otros cuyos autores los han eliminado), la foto fué eliminada del grupo “deleteme”, y André (el que la posteó), dió a conocer el verdadero autor, para muchos el mejor fotógrafo de la historia.

Mi comentario favorito es el de “usa un trípode” y “esta imagen nunca volará…”.

Parafraseando a un gran filósofo del siglo 20, spiderman: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Ahora que todos nos compramos una cámara digital, tenemos un “cuarto oscuro” en el ordenador, y una galería pública en nuestra habitación (internet), tendremos que aprender a usarlos correctamente. Un poco de humildad antes de empezar a hablar. Informarse, aprender, tratar de estar a la altura (coloquialmente: no intentar cagar mas arriba de lo que da el culo). Ahora que tenemos acceso a un mundo de información que antes costaba muchísimo, es mejor que lo aprovechemos para aprender en lugar de seguir mirándonos el ombligo.

  1. #1 by Sergio Rabadá on 14/01/2008 - 13:11

    Indudablemente lo que aquí falta es honestidad. Porque la fotografía sea de alguien famoso no significa que sea una buena fotografía “para todos”, pero ninguno de quienes realizaron críticas negativas las hubiesen hecho de saber quien era el autor, al exponer la foto adjudicándose la autoría el bromista quizás haya conseguido que al fin alguien dijera la verdad sobre esa foto prescindiendo del principio de autoridad que conlleva el ser la foto tomada por un gran artista.
    Pero que se descanse lo bueno o malo de una fotografía, pintura, poema, canción, en una persona ajena a nosotros contradice la subjetividad del gusto. Las cosas nos gustan, o no nos gustan, por un conglomerado de cosas, nuestra cultura, experiencias, aprendizajes, emociones, sentimientos, cosas que en mayor o menor grado son instransferibles. Hemos de ser nosotros quienes juzguemos, aún cuando de vez en vez utilicemos a algún crítico para guiar nuestro gusto, pero no hemos de descansar en este crítico una sabiduría que no posee más allá de el hecho de que su sentido estético sea cercano al nuestro.
    Un abrazo.

  2. #2 by rafael on 11/04/2009 - 3:43

    Saludos mi estimado.

    me ha parecido en demasía interesante tu reflexion acerca de la ceguera visual que estamos viviendo con la inmediatez digital, tal pareciera que hoy todo refiere a la mayor nitidez posible y que lastima por la pobre lectura que hacen los que hoy ven una foto y no se detienen a observar la totalidad del documento visual, la barbarie iletrada de la era digital está arrasando con la conciencia visual.

  3. #3 by anxova on 21/03/2012 - 16:55

    Hay diversas lecturas posibles: por una parte lo que aquí se ha dicho.

    Por una parte, lo que dices en el texto, que a veces se asume muy rápidamente el papel de crítico. En realidad yo creo que es hasta sano que se pierda el miedo a opinar de arte, y que cada uno diga lo que le parezca. Lo que ocurre es que las tribunas (blogs, grupos en internet…) dan a la gente corriente la ilusión de SER EXPERTOS. Y no. Por muy respetable que sea la opinión de cada uno, ser experto es un grado que pocos alcanzan. Ser experto tampoco significa tener autoridad, o que todo lo que se diga sea más respetable, creíble, etc. Pero en fin, experto no es quien quiere, sino quien puede.

    Otro tema que ha introducido Sergio, y con el que no puedo también sino concordar, es que a veces la obra de un genio no es genial. Yo he visto cuadros de Picasso o de Matisse que me parecen una auténtica basura, a pesar de que en general respeto bastante a ambos autores y de que tienen cosas muy buenas o buenas. Quizá haya fotos de Bresson que no son tan buenas, y que desmerecen, siendo excepciones en un conjunto de obras genial. Habría que saber cuál fue la foto posteada y qué opinión nos merecería considerándola de forma aislada.

    Y por último también hay otros dos aspectos, que son por una parte las modas artísticas y estilos de moda, que pueden hacer que ya no se aprecie igualmente bien lo que hace unos años era admirado…

    Y el último aspecto que se me ocurre para explicar el resultado del experimento es que los lenguajes en sí van evolucionando, y del mismo modo que una película medianamente buena como “La Carrera del Siglo” nos parecía desternillante hace años, ahora casi aburre, pues estamos acostumbrados a un lenguaje cinematográfico más acelerado y condensado en el que tan sólo las películas de Hitchcock siguen sin pasar de moda. Hoy sólo películas de gran lirismo y amor al detalle fotográfico pueden permitirse el lujo de ser “lentas”. Así, es probable que muchas fotos de Cartier-Bresson parezcan primitivas en su “momento decisivo” en un momento como el actual, cuando la fotografía y el retoque photoshopero se han fundido hasta confundirse. El lenguaje se ha refinado hasta un punto impensable hasta para los padres de tal lenguaje.

    Aunque en cualquier caso sí me creo que en esa página los propios usuarios se hayan muerto de vergüenza y hayan retirado sus votaciones al ver que habían descalificado a una autoridad venerada por ellos. Es hipócrita y feo, pero muy habitual.

  4. #4 by Pereyra on 12/04/2012 - 13:12

    Bueno… En su momento Sergio, que tiene un discurso muy sólido y que admiro (hay dos blogs suyos en mi blogroll: Espejos y dragones y Persistencia del tiempo, político y poético respectivamente), me dió una paliza de cuidado, tanto que ni siquiera supe responderle.
    Pero ahora, para responder a Anxova, me veo obligado a tener aquél comentario en cuenta.
    En principio, creo que Sergio, mayormente, se equivoca (y no lo llamo hipócrita). No tengo ninguna duda de que el gusto es subjetivo, que no va a gustarnos lo mismo a todos. Pero fijate el tipo de análisis que aplican: son argumentos que se aprenden en los primeros meses de una formación artística reglada, y que tienen que estar superados al acabar el primer año: -Que el movimiento se representa con el emborronamiento de lo que se mueve ¿desde cuándo es la única forma de representar movimiento? Es el mas evidente, claro. Pero esa imagen tiene un ritmo y un dinamismo en su composición que va mucho mas allá de que la bicicleta se esté moviendo o no. -Si el sujeto es la escalera o el ciclista, ¡qué pregunta boluda! También de principiante, que entiende que tiene que haber un solo elemento en el que se concentra la mirada, y el resto es una especie de marco que tiene que adornar, sin distraer esa mirada clavada en el sujeto principal. Sí, eso es un estilo, pero no el único ni tiene que ser el mejor. -Que está borrosa: eso es un argumento propio del orgullo de píxel. No sé si le dijeron que se compre una cámara con mas megapíxels para hacer fotos mejores, a lo mejor si.
    Me dice Sergio que cada uno debe juzgar personalmente, pero todas las críticas que se vierten se ciñen a compararla con las técnicas de composición “oficiales”, y además las mas básicas. Seguro que la mayoría midió que cumpliera con la regla de los tercios, por si acaso. Honesto sería que la valoraran según las sensaciones que les produce, pero no lo hacen. Es un juego tétrico en el que personas que quieren aprender, someten sus fotos a otras personas también legas, que en lugar de juzgarlas honestamente se ensañan aplicando unas reglas de juicio de las que, además, carecen. Y en un alarde de sadismo horizontal, los condenados luego aplican esas mismas reglas a los que llegan después. Son como el bufón deforme que en ausencia del rey se sienta en el trono para burlarse de sus iguales.
    Estoy de acuerdo en que cada quien tiene que opinar lo que le parece, perderle miedo al arte como dice Anxova. Pero un poco de humildad sirve para hacer una crítica constructiva, no dañina, y también para no quedar como gilipollas.
    La foto en cuestión está enlazada en el artículo, aunque puede que no se note mucho. Es ésta: http://www.flickr.com/photos/andrerabelo/70458366/.
    Sobre el envejecimiento del lenguaje, pues sí. Pero me imagino que el daño del paso del tiempo influirá más en el éxito comercial que en la calidad de las obras, ¿no?. Digo: las pinturas de Altamira nos pueden parecer unos dibujacos feos, o El Manantial y la Doncella puede que no vendería mas de 5 entradas un sábado cualquiera del año ’12 (no sé), pero eso no les quita un pelo de su valor, aunque alguien pueda burlarse de que “esos primitivos no tenían ni idea de perspectiva”, o… (no se me ocurre nada que decir de la de Bergman).

  5. #5 by anxova on 12/04/2012 - 17:54

    No sé qué pasa, no veo tu comentario que sí me ha llegado por email…

    Yo creo que en realidad, en el fenómeno del gusto hay, sí, una parte aprendida muy importante. Y que efectivamente, no es algo totalmente personal o relativo. Pero también creo que hay una especie de sentido del gusto “natural”. Tenemos unos condicionantes biológicos importantes (percepción, instintos, emotividad) y eso hace que de por sí haya imágenes que resultan más agradables que otras. Por ejemplo, la fotografía de desnudo, en blanco y negro, con modelos jóvenes y luz contrastada pero con matices, que destaca las formas atractivas de los cuerpos, suele resultar agradable a todo el mundo, y creo que al igual que pasa con la pintura, si nos paramos a contabilizarlas, las fotografías de desnudo y los autores que se han centrado en ese tema superan ampliamente a la frecuencia de otros temas. ¿Por qué? Pues es evidente, son formas que nos resultan agradables por razones biológicas, atávicas. Del mismo modo solemos mirar con más simpatía un rostro limpio de un niño sano y “guapo” que un rostro sucio de un viejo enfermo y feo. No hay mucho lugar a la convención o la relatividad en esto ni en la estética de fotografía, cine, vídeo, pintura, escultura… y el aprendizaje puede, al igual que lo personal, modificar algo esta percepción, pero funciona así en una mayoría.

  6. #6 by Pereyra on 16/04/2012 - 16:42

    Arreglado lo del comentario anterior. Disculpas por la confusión.
    Lo que dices me recuerda algo que nos decía hace años un profesor de diseño: Que la mayoría de los alumnos nóveles, al diseñar determinados objetos o herramientas, tendían a hacer cosas muy parecidas a sus manos. Y tiene mucho sentido: depende de la forma de pensar de cada uno (quiero decir, de la forma en que funciona su pensamiento), pero si tienes que diseñar, por ejemplo, un jarrón, y no has desarrollado aún otras técnicas de proyectar, seguramente te verás tratando de imitar con tus manos la forma que crees que cumpliría con la función. (y me acabo de acordar de ésto)

(No será publicado)


A %d blogueros les gusta esto: